MEDITACIÓN 

“Enseñando la Generosidad a Nuestros Hijos”

         Todos quisiéramos que nuestros hijos sean generosos con los demás, especialmente con su prójimo más cercano, pero ¿Cómo lograr que nuestros hijos sean más generosos? ¿Cómo enseñarles el arte de compartir y disfrutar viendo que con el desprendimiento hacen felices a los demás?

        Lo primero  que debemos considerar como padres es estar consiste de ser  ejemplo para nuestros hijos. Esto quiere decir que el modo correcto para educar a los hijos hacia la generosidad, es enseñar pasando de “palabras bonitas” o  “de las buenas intenciones” a la acción concreta.

        En segundo lugar diremos que debemos acompañar a nuestros hijos con el ejemplo en cada paso que ellos den en la vida diaria, con pequeñas enseñanzas sobre el amor y la generosidad sin agotarse ni rendirse fácilmente.

         La vida de una familia cambia cuando la generosidad se enseña y se vive de forma natural y constante. La generosidad debe ser una de las tareas más importantes en la educación de cualquier hogar, y es mejor empezar cuando los hijos son pequeños, para que cuando sean jóvenes y comiencen a experimentar la “individualidad” como parte de su madurez, ésta no se convierta en “egoísmo”.  

     Finalmente recordemos  que los hijos necesitan de la experiencia constante para aprender y asumir el “habito” de ser generosos.

       La Biblia nos dice:   “ No te  niegues a hacer el bien a quien es debido,
                                           cuando tuvieres poder para hacerlo” (Proverbios  3:27)

                                                                                                                            Atte.

                                                                                                               Pr. Juan  Sandoval A.
                                                                                                             Capellán Col. Corp. Bta.

Padre Las Casas, Junio del 2018

Colegio Clara Brincefield